miércoles, mayo 31, 2006

MANUEL SIRGO y el Lokta humedo

Saludo a los amigos y pido compasión a los enemigos.
Estreno mi participación en este blog de Felipe con una aportación sobre preparación de papeles “indios”. Es un artículo que le tenía prometido desde hace tiempo y que he ido dejando para un mejor momento varias semanas. La idea era hacer una serie de artículos ilustrando técnicas que empleo en el tratamiento de los distintos tipos de papel elegidos para distintos modelos. No se si podré mantener la idea entera pero, al menos este artículo ha salido.



Foto 1


Digo papeles “indios” porque así los llaman en la tienda de manualidades de León (Droguería y Manualidades de Martín Granizo) donde los compro. Es posible porque muchos de ellos se importan de India y Nepal. Son papeles de Lokta y Banano los que uso con más frecuencia, aunque hay también de otros tipos que también los venden con esa denominación. Yo me voy a centrar en este artículo en el Lokta y lo aplicaremos a la realización de una pata de cangrejo con el grueso y de una foca bigotuda con el fino.



Foto 2


El papel de Lokta como he mencionado lo hay de 2 tipos, grueso (80-120 gr/m2) y fino (30-60 gr/m2). Ambos tipos son papeles correosos, resistentes, se le ve la fibra y tienen como repelo (fotos 1 y 2).



No admiten muy bien el plegado pues tienen mucha “muellosidad”, cualidad esta bautizada por Juan Pedro Rubio para el papel que va cogiendo cierto efecto fuelle cuando pliegas muchas capas y que tiende a abrir el modelo. El fino admite mejor el plegado pero para muchas capas se torna también elástico y difícil de manejar. Ambos, presentan el defecto de que a medida que los vas plegando van tomando la textura de una tela, se “entelan” con lo que se pierde fijación de pliegue.

Dicho lo anterior parece lógico que os preguntéis, ¿Pues para que puedes usar ese papel en papiroflexia?. Cabría responder que el lokta grueso puede servir para figuras de pocos pliegues, quedan bien, antes de que el papel se “entele” y el fino para figuras de más pliegues siempre que no sean figuras muy limites (insectos de muchas capas, box-pleating de dimensiones elevadas). Sin embargo, ambos tipos, con un tratamiento adecuado, que voy a exponer, ganan una serie de cualidades que les hacen aptos para plegar casi cualquier cosa.

El lokta grueso con el tratamiento de cola vinílica plegado una vez seco con la técnica del humedecido puede sustituir al humedecido clásico de los papeles Canson, aportando nuevas texturas y además con importantes ventajas respecto de aquél en el proceso de plegado como luego veremos.

El lokta fino, una vez tratado, puede utilizarse para plegar infinidad de modelos que requieren papel fino y rígido a la vez, con la técnica del humedecido.



Foto 3



Foto 4

Foto 5

Foto 6

Foto 7

Foto 8



Foto 9

Foto 10



Foto 11

Foto 12



Foto 13

Foto 14


Tratamiento del papel de Lokta.

Comenzaré por exponer la técnica de preparación y tratamiento del papel. Primeramente cortais un cuadrado de papel mediante la técnica que más nos guste. Yo utilizo una plantilla de cartulina gruesa de la medida deseada. En las fotos 3 a la 8 podeis ver como lo hago.

Seguidamente preparamos una disolución de cola vinilica (cola blanca para madera usada en modalismo, marquetería,…en cualquier tienda de manualidades podeis adquirir de varias marcas). Se puede usar cualquier tipo, pero yo tengo predilección por la Quilosa (Unifix). La cola debe diluirse pues viene concentrada. ¿Cuánto? Es algo que hay que hacer a ojo pues no todas las colas comerciales traen la misma concentración. Yo añado agua y bato hasta que queda con la consistencia de la leche, esto es, blanca y fluida (foto 9).

Si queremos dar un tinte al papel, en este caso he querido oscurecerlo un poco para que fuera de un amarillo marrón, este puede ser el momento. Se añaden unas gotas de tinte (en más o menos cantidad según la intensidad de la tinción) a la cubeta (foto 10)

Preparada la dilución, cogemos un rodillo (método de Ramon Thomas), brochita, esponja…y lo extendemos. Basta con una cara pues el lokta absorbe muy bien el preparado aunque si tiene tinte es conveniente darlo por las dos (fotos 11 y 12)

Durante la extensión, el papel permanece perfectamente liso. Mientras seca (foto 13) se arruga quedando áspero y quebradizo. Eso si, no se deforman las dimensiones como ocurre con el Canson (foto 14). El cuadrado, una vez que lo volvemos a poner liso humedeciéndolo con una esponja, mantiene muy bien sus dimensiones.


Seguidamente, cuando vayamos a plegarlo, le pasamos una esponja humedecida por ambas caras. Humedecerlo con la esponja no quiere decir empaparlo. El papel se alisa completamente y recobra su ductilidad. Tarda mucho en perder la humedad. Si vemos que se seca algo, le volvemos a dar con la esponja. Con lo que no hay que plegar a toda prisa como con el Canson. Además, resiste muchísimo más sin romperse. Para romperlo hay que proponerse hacerlo. Una vez acabado el modelo, se deja secar. Tarda más que el Canson, pero permite volver atrás, rehumedecer y retocar. Incluso he vuelto a mojar completamente una figura seca que no me gustaba y he vuelto a extender el cuadrado y la he vuelto a plegar. Eso si, las cicatrices no se quitan.

El lokta fino puede humedecerse también o no. Este puede plegarse en seco, aunque no lo recomiendo porque en húmedo va mucho mejor.

Pero esto lo veremos en las próximas entregas. La siguiente será la aplicación al plegado de una pata de cangrejo.

Saludos.

2 comentarios:

Dante dijo...

Me ha gustado mucho el artículo, a ver si hay suerte y sigue la serie de artículos ya que son interesantisimos.

Cuidaros!!! ;)

Pere dijo...

Muy didáctico, si señor! Gracias por compartir tus técnicas y experiéncias, así todos nos enriquecemos :-)

Pere