domingo, febrero 26, 2006

PAPEL HUMEDECIDO, LA TECNICA

Al plantear esta entrada quise hacerla mas breve, pero al final he preferido que sea un poco mas extensa y tenga dos partes, una teorica y otra practica.

Comenzaremos por la teorica, este articulo es del gran plegador y creador Gabriel Alvarez, él me ha dado el permiso para publicarlo, en este articulo, en el que estoy de acuerdo en el 100 por 100 de lo que dice, nos desvela todo los secretos que Gabriel ha descubierto tras largos años de plegado, espero que disfruteis y os animeis a utilizarla. Para mi la mas gratificante de todas.
En la proxima entrada, intentaremos plegar una figura, con esta técnica, a ver como sale????


La técnica del papel humedecido


Esta técnica sirve básicamente para 2 tipos de modelos: los T3D (toques de tridimensionalidad) y los E3D (estructuralmente tridimensionales).



Ventajas e inconvenientes

La técnica del humedecido permite que una vez seco el modelo, mantenga su forma más o menos tridimensional (todo tiene sus limites). También permite trabajar con papeles relativamente gruesos facilitando los plegados. La "rigidez" final obtenida permite la exposición de los modelos, almacenaje, transporte, limpieza e incluso que algún “espabilao” los manosee, ¿para? Al ser un trabajo realmente artesanal está sometido a una variabilidad en el resultado final que depende de muchos factores (como la "inspiración" del momento) lo que convierte a cada modelo en único e irrepetible. Propiedad ésta que se podría potenciar al máximo. Los papeles útiles para esta técnica son de gran calidad y con una extensa gama de colores extraordinarios lo que da unos resultados finales magníficos.

Pero también hay inconvenientes. Los papeles son gruesos y difíciles de plegar cuando se acumulan. Hay que plegar el modelo en una sesión. Esto obliga a disponer de mucho tiempo seguido, a tomar medidas para que nada ni nadie interrumpan el trance plegador (los hijos pequeños son un problema que nunca he sabido solucionar, se admiten ideas).


El secreto


En realidad se trata de la suma de dos características de algunos papeles:

El encolado. Algunos papeles incluyen en su composición un encolado o gelatina. Esta cola que sujeta las fibras del papel es soluble en agua. Al humedecer el papel, la cola se diluye un poco y libera ligeramente las fibras con lo que el papel queda flexible y fácil de manipular. Al secarse nuevamente, la cola endurecida mantiene las fibras en la nueva disposición y al papel con la forma en que se secó.

La capacidad de absorción de agua. No todos los papeles "encolados" son absorbentes. Por ejemplo, algunos papeles para acuarela - de los que se esperaría que fueran adecuados - se realizan con un prensado en caliente que hace que tengan una absorción escasa y lenta por lo que no resultan muy idóneos. Estos papeles no recomendables se (distinguen por su aspecto liso y suave y los hay en pesos entre 185 y 640 g/m2. Escoger los que tengan una textura algo rugosa o áspera.

El papel


En principio puede utilizarse cualquier papel con las cualidades descritas. Lógicamente la elección dependerá mucho del modelo a plegar (muchos o pocos pliegues, tamaño final,...). En mi experiencia los más indicados se hallan en la franja entre 100 y 185 g/m2. Mi elección: dos tipos y ambos de la marca Canson. Se trata de papeles de dibujo con alto contenido en trapo (resistencia al rasgado), coloreados en la pasta (resistencia a la luz y no decoloración), gelatinados y absorbentes: "El fino" es el Ingres-Vidalon de 100 y 125 g/m2, admite ligeramente el humedecido, está disponible en hojas de 5Ox65 y en una gama de al menos 21 colores; generalmente lo uso para modelos en los que hay que pegar dos papeles y para modelos muy complejos del tipo T3D. "El grueso" es el Mi-Teintes (¡qué maravilla de papel!) de 160 g/m2, admite y perdona hasta los excesos, está disponible en hojas de 5Ox65 , 55x75, 75x 110 en una gama de al menos 31 colores e incluso en rollos de 150 x 1000.

He experimentado un poco con lo que creo que puede ser mi futuro inmediato. Se trata de la fabricación propia del papel (descrita en muchos libros de manualidades, por ejemplo en Origami artesanía del papel de Paúl Jackson). El truco -creo- está en utilizar los recortes sobrantes del papel Mi-Teintes para crear el nuevo papel con la textura, color y las "manchas" de otros colores deseadas para el modelo. El problema, por ahora, reside en el prensado de la pulpa- papel para conseguir la homogeneidad y el grosor adecuados. Esto sería la culminación de uno de mis aforismos "cada modelo exige un papel".




Preparación


Ambos papeles presentan una cara algo lisa y otra rugosa. Personalmente prefiero trabajar de forma que la cara rugosa sea la que quede luego en el exterior del modelo.

Al tratarse de papeles de dibujo, pueden pintarse con los motivos deseados antes de empezar a plegar. Por ejemplo: "manchas" para una jirafa, No olvidar que luego el papel debe ser humedecido y plegado por lo que la pintura a utilizar no debe "correrse" al humedecer ni provocar zonas "rígidas". Yo utilizo, por ahora, con buenos resultados Colorex Technic de Pébéo (que va con un cuentagotas muy práctico).

Otra posibilidad y según los requerimientos del modelo, es pegar dos papeles de distinto color. Cuando tengo que recurrir a este procedimiento pego o dos papeles "finos" (Ingrés-Vidalon) o uno "fino" y otro "grueso" (Mi-Teintes). En este caso también es importante la cola a utilizar. Debe permitir un poco flexibilidad e incluso en alguna ocasión despegar un poco en alguna zona (distintos grosores dan distintas tensiones en los papeles) y volver a pegar. Uso pegamento de contacto Imedio Adhesivo Spray. Se aplica a una de las caras (sin mucho entusiasmo, sed discretos). Se espera unos 25 minutos y luego se pegan los dos papeles.

Una vez pegados, se corta la forma inicial que vamos a utilizar. Recomendable no realizar pliegues para obtener dicha forma inicial. Los pliegues tienden a absorber luego más humedad y esto "deformaría" un poco esa forma inicial tan perfecta que habíamos cortado.


Técnica


Es imprescindible saber que se dispone del tiempo suficiente para finalizar el plegado en una sola sesión y a ser posible sin interrupciones.

Hay que conocer muy bien el modelo que vamos a plegar. La técnica del humedecido no admite muchas pruebas ni rectificaciones. También es interesante conocer qué pliegues habrá que marcar lo menos posible para que luego no queden cicatrices en el modelo acabado, aunque esto no siempre es posible.

Las manos deben estar perfectamente limpias y sin sudor o mancharéis el papel con "cercos". ¿Recordáis aquella otra afirmación del Maestro de que hay que lavarse las manos antes de empezar a plegar? ¡También en esto tenía razón!

Ahora necesitamos un frasco con pulverizador (lo más fino posible) y un paño que habrá que tener humedecido para irnos ayudando durante el plegado. Es importante el tipo de paño. Debe mantener bien la humedad sin impregnarse de agua y no debe lesionar el papel. Os recomiendo toallas pequeñas o trozos de toallas viejas de rizo americano.

Ahora empieza lo difícil. Hay que humedecer el papel con agua. ¿Cuánto? Sólo la práctica irá dando idea del grado necesario, según el papel y el modelo. Personalmente dejo el papel horizontal y pulverizo uniformemente, no directamente el papel sino formando una especie de rociado a unos 40 cm de altura para que vaya cayendo sobre el papel. Aplico este pulverizado varias veces y sobre las dos caras.
Y empieza el plegado. Durante el proceso es casi seguro que habrá que ir humedeciendo el papel periódicamente. Si pulverizáis directamente, no hacerlo a menos de 40-50 cm. Conforme avanza el plegado es posible que en algunas zonas se acumule mucho papel y que resulte difícil de plegar. Para estos pliegues yo utilizo el paño de rizo humedecido. Voy presionando, con delicadeza primero y progresivamente con más firmeza hasta conseguirlo. Atención, presionar, no arrastrar el paño sobre el papel. En alguna ocasión para redondear alguna superficie con mucha acumulación de papel la envuelvo con el paño y voy dando forma al conjunto de paño y papel.

¡No desanimarse!. Con frecuencia en alguna zona delicada se rasga el papel. Os recuerdo que en general los pliegues curvos y los "suaves" son menos agresivos con el papel. ¡A buscarlos! A modo de ejemplo: antes de conseguir plegar por primera vez mi Triceratops con esta técnica, habían fallecido otros tres en los intentos previos. ¿Difícil? ¿Hay algo que merezca la pena que no cueste esfuerzo?

Conforme vayáis acabando distintas zonas os recomiendo que las inmovilicéis. Yo utilizo para eso pinzas de madera (de las de tender ropa) a ser posible no nuevas. Las pinzas de madera son bastante respetuosas con el papel y apenas dejan marca. Para las zonas redondeadas-cilíndricas utilizo gomas elásticas para la inmovilización.
Una vez finalizado el modelo colocarlo en la posición deseada utilizando para ello pinzas, gomas elásticas, libros a los lados de las patas para que no se abran,... y lo que se os ocurra. Si veis que aguanta bien en esa posición dejarlo secar. Yo lo dejo un mínimo de veinticuatro horas. Si dudáis que aguante en esa posición o si para inmovilizar algunos pliegues es imprescindible sujetarlos con la mano os recomiendo secar el papel con un secador de mano (de los del cabello) para acelerar el proceso.

Y ya está! ¿Qué tal? Si os ha quedado bien, ánimo sois un nuevo valor lleno de futuro. Si os ha quedado algo menos que regular, ánimo también, es lo normal.

Una vez el modelo seco, resulta muy difícil cualquier tipo de manipulación o rectificación sin que se rasgue el papel. Incluso si se vuelve a humedecer.


Embalado y conservación


Si el modelo no va ser expuesto y hay que guardarlo, trasladarlo o enviarlo por correo hay que embalarlo bien para que no se deforme. Hay que utilizar un papel que ayude a mantener la forma y actúe de amortiguador para que el modelo no se mueva dentro de la caja. Yo utilizo con buenos resultados el papel tipo Pinocho. Tiene la suficiente consistencia y elasticidad. Generalmente, hay que poner una o vanas bolas de papel arrugado (no muy apretado) en los huecos de la parte interna para evitar que se "chafe" el modelo. Luego se envuelve el modelo con dos o tres vueltas de papel haciendo que sobre por los extremos para luego arrugar este papel sobrante para que actúe de amortiguador. Se coloca en la caja correspondiente y se rellenan los huecos con bolas de papel arrugado (no muy apretado). De este modo resistirá cualquier viaje y no olvidéis que de cómo va embalado un modelo la impresión que causa en quien lo recibe) depende luego cómo lo traten en el lugar de destino. Si sois vosotros el lugar de destino de un modelo, tratadlo como lo que es, una obra de arte delicada que no debe almacenarse en una caja junto con otros modelos salvo que cada uno esté bien protegido y no tenga que aguantar el peso de otros modelos. No almacenéis los modelos como si fueran patatas (circunstancia harto frecuente en todas las reuniones y exposiciones a las que he asistido). No esperéis que los demás los consideren de otra forma si vosotros mismos no lo hacéis.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Creía estar en camino de alcanzar una parte de su genialidad en este arte, pero veo que quedo muy, muy atrás.
Me queda claro que ustedes, los maestros, tienen mucho que enseñar a nosotros, simples mortales. Y a nosotros sólo nos queda mirarles desde abajo para tratar de apoderarnos de algunas trazas de su experiencia.
Sin embargo, no me desanimo y te agradezco tan magníficas explicaciones y lecciones. Las pondré en práctica.
Felicidades y gracias.
Alexazul

Manuel Sirgo dijo...

El artículo que reproduces de Gabriel es una pequeña joya que conocí a través del especial papel humedecido de Pajarita.
Mi felicitación por divulgarlo. Hoy he visto el libro de Akira Yoshizawa de su exposición de retirada del Origami. Es genial lo que ese hombre hacía en Origami Artístico, para mi no ha sido igualado todavía. Es, como dice Gabriel, la diferencia entre "creadores" y "conseguidores".
Te animo a seguir con estas lecciones de las que todos aprendemos.

Juan Martin dijo...

No tengo palabras, para decir lo sorprendido que me dejan algunas figuras.la palabra increible parace haber sido creada para ellas.felicitaciones a todos aquellos que escriben libros y articulos sobre papiroflexia.

por cierto,(no puedo quedarme sin preguntarlo) el Triceratops, ese es la hostia!!!, alguien sabe si aparece en algun libro, me encantaria intentar hacerlo.

(podeis contestarme a redrivon@gmail.com)

bueno muchas gracias y en hora buena otra vez.

Juan Martin